Guía para comprar una Comba de CrossFit

Una de los principales materiales que se usa en CrossFit es la amada y odiada comba. Esa mítica cuerda que te hará sudar desde el momento en el que lees su nombre en el WOD del día, pero que cuando luego consigues hacer los saltos dobles comienza a hacerse tu amiga íntima. Además, lejos de ser una simple cuera, se trata de algo muy personal. Cada crossfitero tiene sus propias preferencias en cuanto a peso o velocidad, por lo que, aunque en Feel CrossFit Sevilla existan combas estándar a disposición de todos los socios, es algo muy normal que cada uno termine adquiriendo su propia comba en el propio Box o en otro establecimiento. Pero… ¿Qué comba elegir? ¿Influye el grosor en algo? ¿A más peso es mejor?

Velocidad controlable y capacidad de respuesta

Una de las propiedades que se busca en una comba es su velocidad, ese puntito que te permita alcanzar saltos dobles sin problemas y, sobre todo, sin agotar tus hombros más de lo necesario. Recuerda que la comba es más una técnica de giro de muñeca. No debería agotar tus hombros. Pero como en todo, la velocidad sin control, nunca es buena. Si no logras que la comba responda a los movimientos de tu cuerpo simplemente tendrás un trozo de cable ligero que girará muy rápido, pero que no te permitirá realizar movimientos constantes y controlados. Si una comba gira excesivamente rápido,  más de lo que te gustaría, serás incapaz de seguirle el ritmo y terminarás interrumpiendo el ejercicio antes de completar todas las repeticiones.

La más ligera, no siempre es la mejor opción

Una comba debe ser ligera, para no fatigar en exceso y centrarte en lo verdaderamente importante del ejercicio. Pero una comba excesivamente ligera impide que sientas el cable. La mejor opción siempre es probarla, comprobar que a la vez que saltas sientes cómo la cuerda gira en torno a ti, aunque siempre sin un excesivo peso que te impida hacerla mover con agilidad.

Grosor del cable. A más fino, más rápida la comba

El grosor de una comba determina en gran medida su velocidad y su peso. Un cable grueso es recomendable principalmente para principiantes (tendrán un mayor control del giro) y para entrenamientos de resistencia donde en lugar de saltos doble se busque una mayor resistencia al giro. Combas más delgadas son indicadas para entrenamientos dobles que incluyan saltos dobles y para atletas más avanzados que tengan ya un cierto dominio de la técnica. Los cables suelen tener un grosor de entre 1.8mm y 2.5mm, siendo los 2mm lo que se suele considerar como grosor estándar para la mayoría de atletas, pues permite una velocidad controlada pero suficiente.

Mangos, pesados y con un buen agarre

Los mangos de las combas son más importantes de lo que a simple vista podrían parecer. Por un lado tienen que ser lo suficientemente pesados para que ejerzan de un buen contrapeso que permitan realizar la técnica fácilmente. Además, deben de proporcionar un buen agarre. Son entrenamientos a una alta intensidad y lo más probable es que desde los primeros saltos tu sudor empiece a recorrer tus brazos y acumularse en tus manos. Es muy importante que la comba no se te escape durante el entrenamiento y, además de poder hacerte daño, tengas que interrumpir el ritmo del ejercicio. Existen diferentes modelos, principalmente en plástico y metal, siendo estos últimos generalmente más recomendables por su peso y su capacidad de agarre, aunque la mejor forma de comprobarlo es al tacto.

Un siguiente nivel serían los mangos lastrados, aquellos que añaden una pequeña rosca para incluir un mayor peso y aumentar el peso, haciendo aún más duro el ejercicio. No son recomendables para principiantes, pero si cuando se quiere llegar a un siguiente nivel en el entrenamiento de CrossFit.

Durabilidad y enredos

Una comba no deja de ser un cable. Y un cable, casi por tendencia natural, tiende a enredarse. Busca una comba que a simple vista y al tacto te de la sensación de que no será fácilmente enredable. Además, fíjate también en la fortaleza de los mangos. No serás el primero ni el último que, tras tirar la comba al suelo, ésta termina aplastada por una pesa. Aunque parezcan detalles menores, todo suma y, en definitiva, va a ser tu compañera durante muchos días de tu vida en Feel CrossFit Sevilla.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *