Kettlebells: La magia de la Pesa Rusa

Cuando uno piensa en CrossFit, automáticamente se le viene a la cabeza una imagen: una bola de metal con un asa. Bueno vale, también se os viene a la mente las cuerdas y los neumáticos de camión… pero hoy toca hablar de las KettleBells, también conocidas como pesas rusas. Uno de los materiales más usados en disciplinas como el CrossFit por su potencial en entrenamientos funcionales, pero que tienen detrás una larga historia en el mundo del fitness y el entrenamiento corporal.

Historia de las Kettlebells

Las kettlebells, por su forma tosca y fácilmente fabricable, se ha usado desde hace siglos tanto para pesar cosas en una balanza, como para el propio acondicionamiento físico. No en vano, ya en la antigua Grecia se usaban. En el museo arqueológico de Olympia, en Atenas, se puede observar una kettlebell de nada menos que 143 kilogramos. Sin embargo, como su nombre (Pesa Rusa) indica, la mayor parte de su fama y notoriedad la adquirieron en la antigua rusa, cuando en el siglo XVII se comenzó a usar como medida de peso para medir grano y otros bienes relacionados con la agricultura. Debido a que la cultura rusa considera la fuerza como una cualidad honorable, pronto su uso trascendió el meramente agrícola y se comenzaron a organizar festivales y competiciones en las ferias en las que los ciudadanos realizaban ejercicios de levantamientos para demostrar su buena forma física.

La oficialización de su uso en el deporte se realizó gracias al doctor Vladislav Kraevksy, considerado el fundador del “atletismo pesado” o levantamiento de objetos pesados. Tras un viaje de documentación por todo europa introdujo ejercicios con Kettlebell y barra olímpica a la comunidad atlética Rusa y fundó, en 1885, el centro de entrenamiento con Pesas en Rusia, un rústico gimnasio en el que, tres veces por semana, los atletas realizaban ejercicios con pesas rusas bajo la atenta supervisión del doctor.

A principios del siglo XX comenzó su expansión fuera de las fronteras rusa de la mano de los principales fisioculturistas y artistas de circo, pero se vio frenada por culpa de las guerras que acontecieron en europa. Sin embargo, su popularización en Rusia siguió en aumento llegando incluso a estandarizarse su uso en las fuerzas militares. En 1974 se declararon oficialmente como el deporte representativo de Rusia, y en 1985 se organizó el primer campeonato nacional de Kettlebells de la Unión Soviética en Lipetsk. De ahí a su expansión por el mundo sólo era cuestión de que Estados Unidos pusiera en marcha sus engranajes y la popularizara.

Un ejercicio aeróbico, de agilidad y de coordinación

Sin duda, mirándolo desde donde se mire, las KettleBells son un gran invento. Permiten un ejercicio aeróbico, a la vez que se potencia la agilidad y la coordinación, y sin olvidar la fuerza. Las kettlebells o pesas rusas están de moda, y cada vez se ven más en los gimnasios y son parte fundamental del entrenamiento de disciplinas como el CrossFit.

La ventaja de las kettlebells respecto a las mancuernas tradicionales es que su centro de gravedad es externo a la mano, lo que permite ejercicios balísticos, como balanceos y arrancadas. También hace que el peso sea más difícil de controlar, pero por eso es tan efectivo. No ejercita músculos concretos, sino que permite un entrenamiento funcional completo. ¡Exactamente lo que se busca en CrossFit! En realidad los movimientos con kettlebell se parecen a actividades físicas del campo, como cavar una zanja o talar un árbol. Involucran a todo el cuerpo, aumentan la fuerza y la resistencia, mejoran el equilibrio y la agilidad, y fortalecen el cinturón abdominal, tan importante para prevenir los dolores de espalda.

¡A entrenar!

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] KB o Kettlebell: Pesa rusa.  Consiste en una bola de hierro fundido semejante a una bala de cañón con una asa. Descubre la historia de las Kettlebell. […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *