¿Cómo hacer Double Unders o saltos dobles de comba?

La comba es uno de esos ejercicios que, salvo que hayas recorrido el camino del boxeo o las artes marciales, no has vuelto a tener en tus manos desde la escuela. Y es que, pese a sus grandísimas ventajas, es una de las grandes olvidadas en la mayoría de tablas de ejercicios. Y ahora de repente, cada dos por tres entras en Feel CrossFit y te encuentras con “Double unders” en la pizarra… Tranquilo. Es probable que al principio te encuentres un poco perdido, pero poco a poco, con nuestra ayuda y y la de tus coaches irás mejorando tu técnica y consiguiendo saltos de calidad, fluidos y precisos.

Si ya de primeras realizar saltos simples a la comba de forma fluida requiere cierta técnica y práctica, imagina cuando te tienes que enfrentar a los saltos dobles en tu WOD. Pero… ¿qué entendemos por un salto doble de comba, también conocido como “double unders”? Muy simple. Por cada vez que tus pies se levantan del suelo, la cuerda debe pasar dos veces por debajo. Algo que parece sencillo, pero que requiere mucha práctica y coordinación, demás de la fuerza y la resistencia necesaria para mantener el movimiento durante todo el ejercicio.

Para empezar… ¿Tienes comba? En el box te la podemos prestar, pero si vas a entrenar en serio lo ideal es que te hagas la tuya, cortada a tu tamaño y con el peso ideal para ti. Sigue nuestra guía para elegir una comba para más información.

Ahora que ya tienes tu comba preparada, empecemos a entrenarnos para ejecutar perfectamente los saltos dobles. Igual que para hacer halterofilia, primero entrenamos sin peso, para dominar los “Double Unders” primero debemos dominar los saltos simples. Olvídate de Rocky con sus pies casi sin separarse del suelo y alternando apoyos. Lo que buscamos es dominar saltos simples que nos sirvan para posteriormente evolucionar hacia los saltos dobles, por lo que necesitamos:

  • Saltos con los pies juntos, siempre
  • Saltos altos para irte acostumbrando a la fuerza necesaria para los saltos dobles
  • Una cadencia continua y cómoda en la que te sientas agusto
  • Concentración en el momento en el que la comba pasa por debajo de ti
  • Saltos sin flexión de las rodillas

Una vez que domines la técnica y consigas hacer series largas, llega la hora de lanzarnos al siguiente nivel y conseguir hacer series largas de saltos dobles de comba en CrossFit. Lo primero es mantener muy presentes las indicaciones anteriores, porque a la hora de querer hacer pasar dos veces la cuerda por debajo de nuestros pies es cuando más importancia cobran:

  • Salta con los pies juntos, para evitar que la cuerda se te enganche y te haga perder estabilidad o se te frene.
  • Salta alto. Cuanto más alto saltes te cansarás más, pero también te será más fácil dar dos vueltas a la cuerda sin que tus pies toquen el suelo de nuevo.
  • Cadencia suave de salto. Lo que tiene que ir más rápido es la cuerda, y eso depende de la muñeca. Tienes que encontrar el equilibrio que te permita mantener un ritmo constante y que se adecue a tu velocidad de las muñecas para hacer giros con el cable. SI ves que se te cansan los hombros es que no estás haciendo los movimientos todo lo eficientes que es posible

¿Aún así no puedes evitar tropezar a los pocos saltos? Esto puede ser debido a dos problemas principalmente:

  • Has perdido altura en tus saltos, lo que te deja menos tiempo de margen para hacer el double unders
  • Has abierto demasiado tus brazos, separándolos del cuerpo y reduciendo el diámetro del arco que hace la cuerda alrededor de tu cuerpo, lo que provoca que sea más fácil que choque contra tus pies en lugar de pasar por debajo.

Pero tranquilo si no te sale a la primera. Dominar los double unders es un proceso largo y en muchas ocasiones trabajoso. Hay que ir poco a poco, entrenando cada día y superándonos poco a poco. Puedes dedicarle 10 minutos antes de cada clase a practicar un poco, sin fatigarte demasiado, y pronto los dominarás de sobra.

Además, lo ideal es ir poco a poco, con una transición suave entre los saltos simples y los dobles, que te permita controlar la cadencia y altura de los saltos, el ritmo de los giros y demás componentes del ejercicio. Una buena opción puede ser empezar por alternar tres saltos simples y uno doble, pasando a cinco simples y tres dobles seguidos cuando nos sintamos cómodos. Y cuando ya nos veamos capaces, intentar hacer series de 25 saltos dobles seguidos. ¿Difícil? ¡No! Sólo tienes que proponértelo y lo conseguirás.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *